Memorias de un Call Center

 

A este trabajo le debo el ver florecillas rosadas flotando en charcos recién formados por la lluvia, el trópico,

Le debo un poema sobre las hojas verdes profundo, mojadas por las gotas prematuras,

Un poema a las ramas deformes y vacías que se balancean,

También innumerables enojos y tedio,

Un fulgor inesperado de verde cálido cuando se abre la puerta y el aire abrazante te penetra,

La imponente silueta del edificio,

Aristas claras que se sobreponen sobre el color rosado del ocaso,

Miles de figuritas: murciélagos diminutos que se escapaban del cuarto de máquinas en la terraza del edificio,

A este trabajo le dejo el cosquilleo y la ligera angustia de lanzarme a una cara bella, leve,

Tardes frías y solitarias, notas al margen de textos, ahora irrecobrables,

La imagen repentina de la vejez y el desasosiego,

El recuerdo de un anciano que trabajaba conmigo, que en los descansos se sentaba sobre la banca, cabeza abajo,

Mirándose las manos, sin imaginarse que el árbol de su costado arroja una sombra bellísima que lo protege; a pedazos.

 

Última semana en Gainesville

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s